IMG_3462.jpeg
IMG_5626.jpeg

                 icen que los antiguos veían la naturaleza y todo lo que ella entiende como una manifestación de lo divino. El deseo de imitar a la naturaleza era visto como una manera de conectar a los dioses.

La percusión demostraba su fuerza reflejo con el agua, aire, fuego y tierra. Con el baile y el tambor chamánico trataban de obtener emociones como el valor, la compasión que debían acompañar al chamán para predecir el futuro a través de visiones o para sanación.

El toque rítmico del tambor es el inductor del estado chamánico de conciencia y, como vehículo de tránsito hacia las realidades paralelas, representa la más extendida de las prácticas.

 

El Tambor Chamánico es el verdadero vehículo ancestral para recordar todo el universo que existe dentro de cada uno de nosotros.

David Leyton los fabrica a mano en su Taller, con un bastidor de madera haya, piel de cabra y cuerda natural de gran resistencia, varios tamaños de diámetro 33/37/45 cm. Sonido profesional de gran calidad, con grandes grabes y fuerte resonancia. Fabricación sobre pedido.

D